Artikel

Amistades sin decreto

Datum: 

21/11/2018

Quelle: 

Periódico Trabajadores

Autor: 

Un pensador aseguró una vez que entre las condiciones para establecer una sólida amistad había que tener “grandes contrastes de carácter y grandes armonías de corazón”. Pensaba él, quizás, en la amistad como complemento y entonces no le faltaría razón.
 
Pero la amistad es un sentimiento superior donde se mezclan, en extraña amalgama, amor, comprensión, lealtad, solidaridad, sinceridad, compromiso… Si es sólida y recíproca, sobrevive al paso del tiempo y las coyunturas. No es exclusiva de las personas, también florece entre los pueblos.
 
Mucho de amistad hay en el internacionalismo que durante años ha definido los principios de la política exterior de Cuba.
 
Actualmente la Mayor de las Antillas tiene relaciones diplomáticas con 195 Estados. El dato podría considerarse apenas una cifra, pues las emociones que unen a los pueblos no entienden de números como tampoco caben en oficinas ni tratados multilaterales, pero en ese esfuerzo hay amistad, solidaridad y compromiso, valores sobre los cuales han crecido cuantiosos proyectos de colaboración.
 
En todo ese quehacer se distingue la huella ética de los fundadores de la nación y especialmente del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien en fecha tan temprana como octubre de 1953, en el alegato de defensa conocido como La historia me absolverá, proyectó que “la política cubana en América sería de estrecha solidaridad con los pueblos democráticos del continente”.
 
A propósito del segundo año de ausencia física de Fidel, y de esta edición especial de Trabajadores, hemos seleccionado algunas citas de discursos e intervenciones en las que el líder dibujó su concepto de amistad y cómo este sentimiento debía estar presente en el accionar internacionalista de Cuba.
 


    —“La Revolución debe aspirar a tener la amistad y la simpatía de todos los pueblos del mundo”. (En acto celebrado con los trabajadores bancarios, 19 de octubre de 1959)
 
    —“(…) el internacionalismo es, sin duda alguna, la más hermosa creación del corazón y de la conciencia de los trabajadores (…)”. (En el discurso pronunciado en Katowice, República Popular de Polonia, el 7 de junio de 1972)
 
    —“(…) cuando se unen las ideas de la independencia, la libertad, la igualdad, la justicia y la fraternidad entre los hombres y los pueblos, estas ideas son invencibles”. (En el Informe Central al II Congreso del Partido Comunista de Cuba, 17 de diciembre de 1980)
 
    —“(…) la amistad y la fidelidad no se pueden decretar”. (En la entrevista que le realizara Gianni Miná el 28 de junio de 1987 y que más tarde se publicara en el libro Un encuentro con Fidel)
 
    —“Ninguna circunstancia hará variar el interés y la voluntad de Cuba de profundizar los lazos de amistad y cooperación con las hermanas naciones del Caribe. No escatimaremos esfuerzos por lograr la integración regional y la unidad de nuestros pueblos”. (En el mensaje a los Jefes de Estado y de Gobierno de los Países Miembro de la Comunidad del Caribe, 2 de julio del 2003)
 
    —“No confío en la política de Estados Unidos ni he intercambiado una palabra con ellos, sin que esto signifique, ni mucho menos, un rechazo a una solución pacífica de los conflictos o peligros de guerra. Defender la paz es un deber de todos. Cualquier solución pacífica y negociada a los problemas entre Estados Unidos y los pueblos o cualquier pueblo de América Latina, que no implique la fuerza o el empleo de la fuerza, deberá ser tratada de acuerdo a los principios y normas internacionales. Defenderemos siempre la cooperación y la amistad con todos los pueblos del mundo y entre ellos los de nuestros adversarios políticos. Es lo que estamos reclamando para todos”. (En su mensaje Para mis compañeros de la Federación Estudiantil Universitaria, 26 de enero del 2015)

 
Entre Cuba y Sudáfrica existe una relación especial. El 26 de julio de 1991 el líder africano Nelson Mandela reconoció que: “Los internacionalistas cubanos hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia de África, que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan. ¿Qué otro país puede mostrar una historia de mayor desinterés que la que ha exhibido Cuba en sus relaciones con África? En la historia de África no existe otro caso de un pueblo, que se haya alzado en defensa de uno de nosotros, como Cuba”.
 


• En casi seis décadas Cuba ha cumplido misiones internacionalistas en 164 naciones, las cuales se han concebido sin condicionamientos políticos, ideológicos o económicos. En ellas se han integrado 400 mil trabajadores de la salud, algunos más de una vez.
 
• La Mayor de las Antillas ha participado en proyectos internacionales con impactos positivos en los pueblos, entre estos la lucha contra el ébola en África, la ceguera en América Latina y el Caribe, y el cólera en Haití.
 
• El Contingente Internacional de Médicos Especializados en Desastres y Grandes Epidemias Henry Reeve ha respondido casi una treintena de veces en países como Pakistán, Indonesia, México, Ecuador, Perú, Chile y Venezuela.
 
• En Cuba se han formado de manera gratuita 35 mil 613 profesionales de la salud de 138 países.
 
• La colaboración internacionalista con otras naciones del mundo comenzó en África, en la República de Guinea, en 1960. Tres años más tarde viajó a Argelia la primera brigada médica cubana compuesta por 50 médicos.
 
• La Unesco, junto a otras organizaciones internacionales, ha reconocido la labor altruista de Cuba, especialmente por el diseño, aplicación y efectividad del programa de alfabetización Yo sí puedo, el cual ha enseñado a leer y a escribir a más de 10 millones de personas en al menos 30 países. Este programa fue distinguido con dos Menciones Honoríficas del Premio Rey Sejong (años 2002 y 2003) y el Premio Rey Sejong de la Unesco, otorgado al Instituto Pedagógico Latinoamericano y del Caribe de Cuba en el año 2006.