Reyes Rodríguez, Dilbert

Un grito de guerra campesino

En mayo de 1958, la porción central de la Sierra Maestra se sacudía con la movilización a sus accesos de tanques, camiones, morteros, miles de hombres entrenados y bien apertrechados.
 

La memoria en una casa y «sus mujeres»

El carácter de Maritza parece forjado a mano, con retazos de emociones. Cuenta cada historia como si las viviera mientras habla, y llora si lloró, o ríe si rió, y la piel se le eriza y los ojos se le pierden, tal cual pasó en los momentos que narra.
 

Las alturas de un Comandante en Jefe

El saldo de la huelga general del 9 de abril de 1958 había sido demasiado costoso. Tantas vidas combatientes truncadas a lo largo del país en la fecha de la movilización imponían la revisión inmediata de las causas del fracaso, adecuar la estrategia y sobre todo, despejar la sombra de un derrotismo que podía ser aún más caro en el año decisivo que transcurría.
 

Las fuerzas para seguir

Aunque este po­blado de la Amazonía venezolana no es el más distante de la ciudad de Puerto Ayacu­cho, capital estadual, actualmente sí es el más intrincado de las seis cabeceras municipales situadas en plena selva.
 

Una luz de gratitud

Si para Johny Va­lesillos la medicina cubana que curó la ceguera de su padre es la expresión ideal y superior del concepto hipocrático; para Edison, listo en una sala aséptica a la espera de operarse el segundo ojo, es inadmisible no corresponder a la total gratuidad de “un servicio en que te lo dan todo y uno nada, no puede ser”.
 

Un proceso que transforme y aporte más desde el surco

Preludio de la celebración central por los 60 años de la firma de la primera Ley de Reforma Agraria, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) hizo pública este jueves, en predios de la histórica Comandancia General del Ejército Rebelde, la convocatoria a su duodécimo Congreso, fijado para los días 15, 16 y 17 de mayo de 2020.
 

«Ahora sí eres dueño de la tierra»

El plano en contrapicada de la foto de Fidel, en el instante justo en que su firma concede fuerza de ley y de promesa cumplida a la cuestión de la tierra repartida, tiene la carga simbólica que lleva todo parteaguas de la historia.
 
Como tal, es probable que muy pocos, dentro del imaginario revolucionario cubano, hayan pensado en otra cosa significativa que pasara cerca de aquella mesa en que el 17 de mayo de 1959 el Comandante en Jefe rubricara en La Plata la primera Ley de Reforma Agraria.
 

Comandando

Porque las fechas repiten cada 12 meses, porque hay un calendario tan antiguo como el hombre para contarse la edad, tomar el pulso del tiempo, marcar el momento exacto de los hitos de la historia, es que volvemos una vez por año a recordar cuanto pasó.
 

Un abrazo, presagio de la victoria

En todo el monte no hubo testigos mejores, más esbeltos ni cubanísimos, que las cinco palmas cercanas al sitio del reencuentro de los dos hermanos, del histórico abrazo y el grito triunfal.
 
Habían pasado 16 días desde el desembarco y 13 de la infausta sorpresa de Alegría de Pío, cuando el 18 de diciembre de 1956 marcó el final en las rutas divididas de dos de los grupos de combatientes dispersos: el de Fidel con Faustino y Universo, y el de Raúl con otros cuatro compañeros.
 

Sobre el mangle

El desembarco. Ese momento exacto en que se agota una ruta, un medio de transporte, y cambia bajo los pies el agua por la tierra –lento, muy poco a poco, de una forma pesada, como una prueba de fe, de resistencia–, fue de todo el recomienzo de la gesta por la libertad de Cuba, la más grande premonición.
 

Páginas