Citas

“Tenía que ser el destino de Venezuela seguir la obra del fundador de Venezuela y del Libertador de América”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el parlamento de Caracas, Venezuela, 24 de enero de 1959

“Tengo fe en este despertar formidable de nuestro continente.  Tengo fe absoluta en el futuro de este continente.  Tengo fe y puedo afirmar aquí que tengo la seguridad de que el futuro de América será un futuro muy distinto de lo que ha sido hasta hoy.  Todo depende de nuestra fe, todo depende de nuestro propio esfuerzo, todo depende de nosotros mismos."

Referencia al texto original: Discurso en el Parque Central de New York, Estados Unidos, 24 de Abril de 1959

"¿Qué sería de América si los gobiernos constitucionales que hoy existen caen en manos de las minorias armadas?¿Qué destino le espera si nosotros no hallamos solución a estos problemas?¿Qué destino espera América, si esas minorias que no entienden de otra solución que el terror, el crimen, el destierro, la cárcel y la destrucción de todos los derechos humanos, toman el poder en esos instantes en que, precisamente, nuestros males se agravan, en que precisamente nuestra taza de crecimiento y desarrollo disminuye?¿Qué alternativa le quedaría a los pueblos de América?¿Cuáles no serían las consecuencias?¿Quién podría detener en esas circunstancias los tremendos conflictos que posiblemente derivasen hacia una espantosa contienda civil, a una tremenda pugna entre las concepciones que hoy se debaten en el mundo?¿Quién puede afirmar que por ese camino la América no corra el riesgo de perderse para el ideal democrático, que es el ideal de este continente?"

Referencia al texto original: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz ante el Consejo Económico de los 21, en el Palacio del Ministerio de Industria y Comercio de Buenos Aires, el 2 de mayo de 1959

“Los que hemos leído la historia de América, los que más de una vez nos hemos puesto a meditar, desde que adquirimos las primeras nociones políticas, desde que adquirimos los primeros conceptos de lo que era este continente, de su origen, de su historia; y se nos hacía difícil comprender por qué la América nuestra había llegado al estado actual;(…) por qué habíamos vivido tan ausentes; por qué habíamos vivido tan distantes; por qué habíamos vivido tan indiferentes nosotros a los que muchas veces no nos ha separado más que un río, o una línea imaginaria, o una montaña o un brazo de mar; pero que en el fondo y en esencia éramos la misma cosa.”

Referencia al texto original: Palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro en el acto de clausura del primer Congreso Latinoamericano de Juventudes, 6 de agosto de 1960
"Y Cuba es hoy la fortaleza de la dignidad de América; Cuba es hoy la fortaleza de la esperanza de América; ¡Cuba es hoy el bastión invencible de la justicia y de la Revolución de América!"
Referencia al texto original: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz para dar inicio a la Campaña de Organización del 1º de mayo
"Cada año que se acelere la liberación de América, significará millones de niños que se salven para la vida, millones de inteligencias que se salven para la cultura, infinitos caudales de dolor que se ahorrarían los pueblos."
Referencia al texto original: DISCURSO DEL COMANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO RUZ EN LA SEGUNDA ASAMBLEA NACIONAL DEL PUEBLO DE CUBA, CELEBRADA EN LA PLAZA DE LA REVOLUCION, EL 4 DE FEBRERO DE 1962

"Desde que culminó la segunda guerra mundial, las naciones de América Latina se han ido depauperando cada vez más; sus exportaciones tienen cada vez menos valor; sus importaciones precios más altos; el ingreso per cápita disminuye; los pavorosos porcentajes de mortalidad infantil no decrecen; el número de analfabetos es superior; los pueblos carecen de trabajo, de tierras, de viviendas adecuadas, de escuelas, de hospitales, de vías de comunicación y de medios de vida. En cambio, las inversiones norteamericanas sobrepasan los 10 000 millones de dólares. América Latina es, además, abastecedora de materias primas baratas y compradora de artículos elaborados caros. Como los primeros conquistadores españoles, que cambiaban a los indios espejos y baratijas por oro y plata, así comercia con América Latina Estados Unidos. Conservar ese torrente de riqueza, apoderarse cada vez más de los recursos de América y explotar a sus pueblos sufridos: he ahí lo que se ocultaba tras los pactos militares, las misiones castrenses y los cabildeos diplomáticos de Washington".

Referencia al texto original: Discurso en la Segunda Asamblea Nacional del Pueblo de Cuba, Plaza de la Revolución José Martí, 4 de febrero de 1962