Citas

“Los pueblos piensan que lo único incompatible con el destino de América Latina es la miseria, la explotación feudal, el analfabetismo, los salarios de hambre, el desempleo, la política de represión contra las masas obreras, campesinas y estudiantiles, la discriminación de la mujer, del negro, del indio, del mestizo, la opresión de las oligarquías, el saqueo de sus riquezas por los monopolios yankis, la asfixia moral de sus intelectuales y artistas, la ruina de sus pequeños productores por la competencia extranjera, el subdesarrollo económico, los pueblos sin caminos, sin hospitales, sin viviendas, sin escuelas, sin industrias, el sometimiento al imperialismo, la renuncia a la soberanía nacional y la traición a la patria”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la Segunda Asamblea Nacional del Pueblo de Cuba, celebrada en la Plaza de la Revolución, 4 de febrero de 1962

"Muchas son las cosas en las que debemos pensar seriamente, responsablemente. Muchos son todavia los males contra los que tenemos que luchar, los defectos, los vicios, para merecer un futuro mejor, el cual solo se puede ganar con sudor y con sacrificio. No lo ganaremos durmiendo en la sombra. No lo ganaremos como vagos, como perezosos. La abundancia de todo lo que queremos, de todo lo que necesitamos, solo podremos conquistarla con sudor, con trabajo y sacrificio...

...Los vagos no progresan. Los vagos no nos ayudarán jamás a liberarnos de las necesidades, ni de las miserias. Por eso hay que rendirle culto al trabajo."

Referencia al texto original: Periódico Granma, 18 de agosto de 1982

“¡Hay que lograr un salto de calidad en la agricultura, para que la agricultura no sea un sector de la producción que no aporte a la economía, que incluso le esté costando a la economía, y se convierta la agricultura en un sector de la economía nacional que aporte al país!”
 

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la clausura del Encuentro Técnico Nacional sobre heno, ensilaje y pastoreo intensivo, celebrado en el Salón de Actos del edificio Sierra Maestra (INRA). 20 de julio de 1963

“En la agricultura tenemos que pensar con un criterio económico. Y todo el desarrollo de la economía nacional tiene que estar planteado también sobre bases económicas, sobre bases realistas, no sobre ilusiones.  Y tiene que tener en cuenta, fundamentalmente, el problema de los costos”.
 
 

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la clausura del Encuentro Técnico Nacional sobre heno, ensilaje y pastoreo intensivo, celebrado en el Salón de Actos del edificio Sierra Maestra (INRA). 20 de julio de 1963

“En el desarrollo de nuestra agricultura, donde está hoy la base de nuestro desarrollo económico, tenemos que tener en cuenta una serie de factores.  Primero, nosotros tenemos que buscar cuál es el cultivo que nos produce mayores valores económicos por unidad de tierra, por una caballería de tierra; claro, ese es un factor muy importante, no es el único”.  

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la clausura del Encuentro Técnico Nacional sobre heno, ensilaje y pastoreo intensivo, celebrado en el Salón de Actos del edificio Sierra Maestra (INRA). 20 de julio de 1963

“Hoy la agricultura le cuesta decenas de millones de pesos al país y la agricultura debe aportar rentas por cientos de millones de pesos, por cientos de millones; y claro, para lograr eso hay que cumplir todos los requisitos económicos y técnicos de la organización de la producción y la planificación de la producción”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la clausura del Encuentro Técnico Nacional sobre heno, ensilaje y pastoreo intensivo, celebrado en el Salón de Actos del edificio Sierra Maestra (INRA). 20 de julio de 1963

“(…) en la agricultura está la base de nuestro desarrollo, y tenemos muy buenas condiciones para el desarrollo de esa agricultura, entre otras la circunstancia de la forma en que se hizo la reforma agraria, y que permite la disponibilidad de grandes y magníficas extensiones de tierra para desarrollar grandes planes dentro de las mejores condiciones técnicas, incluso una buena organización de los pequeños agricultores, para incorporarlos a ellos también a esos planes de desarrollo de nuestra economía”
 

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el acto conmemorativo del Primer Aniversario de la fundación del Instituto Cubano de Recursos Hidráulicos (ICRH), celebrado en el salón de embajadores del Hotel Habana Libre. 10 de agosto de 1963