Citas

“(…) la lucha por la liberación fue interrumpida por la intervención yanki: intervención acompañada del engaño, acompañada de ocultos propósitos, acompañada de la mentira, que se presentaba como intervención liberadora de nuestro país. Intervención que sirvió para apoderarse de Puerto Rico, que todavía permanece bajo el yugo imperial, y para apoderarse de otros territorios; para imponernos una Enmienda Platt con derecho a intervenir en el país cuantas veces les diera la gana, para imponernos una base naval en una de las mejores bahías del país, donde todavía permanecen, y para imponer el neocolonialismo en nuestra patria”.

Referencia al texto original: Discurso en el acto en conmemoración del XXXII Aniversario del desembarco del "Granma" y de la fundación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y la proclamación de Ciudad de La Habana lista para la defensa en la primera etapa, 5 de diciembre de 1988

“Aunque después de la oportunista intervención del naciente imperio norteamericano, Cuba fue cedida por el poder colonial a Estados Unidos, y el naciente imperio nos impusiera una enmienda constitucional que le daba el derecho a intervenir, hoy constituye un pueblo libre que defiende con honor su independencia".

Referencia al texto original: Declaración: Creo en la extraterritorialidad del honor y la dignidad del hombre. 28 de abril de 2001

“Obama en su discurso atribuye a la Revolución Cubana un carácter antidemocrático y carente de respeto a la libertad y los derechos humanos. Es exactamente el argumento que, casi sin excepción, utilizaron las administraciones de Estados Unidos para justificar sus crímenes contra nuestra patria. El bloqueo mismo, por sí solo, es genocida. No deseo que los niños norteamericanos se eduquen en esa bochornosa ética. La revolución armada en nuestro país no habría sido tal vez necesaria sin la intervención militar, la Enmienda Platt y el coloniaje económico que esta trajo a la isla. [...] La Revolución fue producto del dominio imperial. No se nos puede acusar de haberla impuesto. Los cambios verdaderos pudieron y debieron originarse en Estados Unidos. Sus propios obreros, hace más de un siglo, lanzaron la demanda de las ocho horas, hija de la productividad del trabajo.”

Referencia al texto original: La política cínica del imperio, 25 de mayo de 2008