Citas

“En todas partes el fascismo no pudo dominar a los pueblos, ni en Bulgaria ni en los demás pueblos de Europa, y en todas partes a la vanguardia estaban los comunistas, porque defendían la patria, defendían al proletariado, defendían la causa justa”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el almuerzo ofrecido por Dobri Dzhurov, ministro de defensa de Bulgaria, al término de las maniobras militares efectuadas por el Tercer Ejército, en Yambol, Bulgaria, 21 de mayo de 1972

“El triunfo de la Revolución de Octubre, el desarrollo de la Unión Soviética y su victoria frente al fascismo, el surgimiento del campo socialista, el surgimiento del movimiento de liberación nacional en los pueblos oprimidos por el coloniaje, han determinado cambios profundos en la humanidad, cambios profundos en la correlación de fuerzas, hoy absolutamente favorable a los países revolucionarios, absolutamente adversa al imperialismo y al colonialismo”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el XII Congreso de la Juventud Dimitroviana, en Sofía, Bulgaria, 25 de mayo de 1972

“Para disponer de estos éxitos de hoy fueron necesarios los inmensos sacrificios de los obreros y campesinos soviéticos con la Revolución de Octubre, luchando contra la intervención de los imperialistas. Millones de obreros y campesinos soviéticos murieron en aquella lucha. Fueron necesario los enormes sacrificios de los planes quinquenales, los sacrificios de 20 millones de vidas soviéticas en la guerra contra el fascismo, la destrucción de cuantiosas riquezas, creadas con sacrificio y heroísmo”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la concentración en el "Dynamo-Sporthalle", en Berlín, República Democrática Alemana, 19 de junio de 1972

“Sin la Revolución de Octubre y sin la inmortal hazaña del pueblo soviético, que resistió primero la intervención y el bloqueo imperialista y derrotó más tarde la agresión del fascismo y lo aplastó a un costo de 20 millones de muertos, que ha desarrollado su técnica y su economía a un costo increíble de sudor y sacrificio sin explotar el trabajo de un solo obrero en ningún país de la Tierra, no habría sido en absoluto posible el fin del colonialismo y la liberación de decenas de pueblos en todos los continentes”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el Acto Central en Conmemoración del XX Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, en Santiago de Cuba

“La Unión Soviética se había esforzado por preservar la paz, la Unión Soviética se había esforzado por reunir a todas las fuerzas antifascistas de Europa, la Unión Soviética se cansó de predicar incesantemente la necesidad de frenar el fascismo. Pero ello chocó contra la ceguera y la sordera de los dirigentes de los países capitalistas”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el acto central conmemorativo del XXX aniversario de la victoria sobre el fascismo, efectuado en el teatro "Lázaro Peña" de la CTC, La Habana, 8 de mayo de 1975

“Con la victoria sobre el fascismo, los grandes servicios que el pueblo soviético había prestado ya a la humanidad. Si su contribución a la victoria sobre el fascismo fue decisiva, su contribución a evitar una nueva guerra mundial, a preservar y a consolidar la paz del mundo ha sido también decisiva”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el acto central conmemorativo del XXX aniversario de la victoria sobre el fascismo, efectuado en el teatro "Lázaro Peña" de la CTC, La Habana, 8 de mayo de 1975

“El derrocamiento del fascismo creó condiciones nuevas para todo el mundo. Antes de la Segunda Guerra Mundial, si mirábamos los mapas de África, nos encontrábamos con que no había un solo pueblo libre en todo el continente africano; si mirábamos al continente asiático, veíamos que existían muy pocos pueblos que no estuvieran colonizados en aquel continente; si mirábamos a la América Latina, la veíamos absolutamente dominada por el imperialismo yanki. Unas pocas potencias se habían repartido el mundo, lo esclavizaban y lo explotaban”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el acto central conmemorativo del XXX aniversario de la victoria sobre el fascismo, efectuado en el teatro "Lázaro Peña" de la CTC, La Habana, 8 de mayo de 1975