Citas

"(…) la mujer necesita participar de la lucha contra la explotación, contra el imperialismo, el colonialismo, el neocolonialismo, el racismo; en dos palabras: la lucha por la liberación nacional. Pero cuando al fin se alcanza el objetivo de la liberación nacional, las mujeres deben seguir luchando por su propia liberación dentro de la sociedad humana."

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el acto de clausura del II Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas, Teatro Lázaro Peña, 29 de noviembre de 1974

“Una vez derrotada la primera intervención contra la Revolución de Octubre, comenzó a surgir con fuerza esta nefasta corriente política en Europa. El fascismo era la expresión más acabada del pensamiento reaccionario burgués e imperialista; y desde que Hitler salió a la palestra pública declaró sus propósitos de agredir un día a la Unión Soviética, proclamó sus doctrinas racistas y sus ideas acerca del exterminio de pueblos enteros, de la esclavización de decenas de millones de hombres y de las conquistas de nuevos territorios”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el acto central conmemorativo del XXX aniversario de la victoria sobre el fascismo, efectuado en el teatro "Lázaro Peña" de la CTC, La Habana, 8 de mayo de 1975

"Muchos mitos se han destruido con esta guerra. Se ha destruido el mito del poderío de los fantoches del imperialismo en África, se ha destruido el mito de los mercenarios blancos que tantos crímenes cometieron en África. No podemos olvidar a Patricio Lumumba, no podemos olvidar el bochornoso papel de los mercenarios blancos en Nigeria, no podemos olvidar los crímenes de los mercenarios blancos en este continente. Pero esta vez en Angola los mercenarios blancos fueron liquidados, el mito de los mercenarios blancos fue destruido y el mito de la invencibilidad de los racistas sudafricanos fue igualmente destruido."

Referencia al texto original: Discurso pronunciado con motivo de su visita a la República de Guinea, Conakry, 15 de marzo de 1976

“El imperialismo, el capitalismo, el fascismo, el neocolonialismo, el racismo, la brutal explotación del hombre por el hombre en todas sus formas y manifestaciones, se acercan al ocaso en la historia de la humanidad, y sus enloquecidos servidores lo saben; por eso sus reacciones son cada vez más desesperadas, más histéricas, más cínicas, más impotentes. Solo eso puede explicar crímenes tan repugnantes y absurdos como el de Barbados”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el acto de despedida de duelo de las víctimas del avión de cubana destruido en pleno vuelo el 6 de octubre, efectuado en la Plaza de la Revolución

"No hay aquí, como en el mundo burgués, diferencias entre militares y civiles, blancos y negros, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, porque todos disfrutamos de iguales deberes y derechos. No hay tampoco, por fortuna, diferencias entre ricos y pobres, explotadores y explotados, poderosos y humildes, porque la Revolución liquidó el poder político de los burgueses y terratenientes para forjar el Estado de los trabajadores."

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la Sesión Solemne de Constitución de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Teatro Karl Marx, 2 de diciembre de 1976

"(...) Cómo pueden hablar de tales derechos los que mantienen estrechas relaciones con los racistas de Sudáfrica, que oprimen, discriminan y explotan a 20 000 000 de africanos; los que suministran cuantiosas cantidades de sofisticadas armas a los agresores sionistas que desalojaron al pueblo palestino de sus tierras, y se niegan a devolver a los países árabes los territorios arrebatados por la fuerza?"

Referencia al texto original: Discurso pronunciado por el XXV Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, Santiago de Cuba, 26 de julio de 1978

"Sudáfrica misma constituye el más bochornoso baldón para los pueblos del mundo. La dignidad humana se tiene que sentir ofendida por ese repugnante reducto del espíritu nazi-fascista que subsiste en el cono sur de África, donde 20 000 000 de africanos son oprimidos, explotados, discriminados y reprimidos por un puñado de fascistas. ¿Quién engendró semejante régimen? ¿Quiénes lo apoyan? Se dice que los racistas sudafricanos pueden incluso construir bombas atómicas. ¿Contra quién podrán usarlas? ¿Contra los guetos negros de Petroria? ¿Acaso servirán para impedir la justa e inevitable liberación del pueblo?"

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la sesión inaugural de la VI Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No alineados, 3 de septiembre de 1979