Fragmento de Portada

12 de octubre de 1979

“Digamos adiós a las armas y consagrémonos civilizadamente a los problemas más agobiantes de nuestra era. Esa es la responsabilidad y el deber más sagrado de todos los estadistas del mundo. Esa es, además, la premisa indispensable de la supervivencia humana”.

12/10/2021

Referencia en texto plano: 

Discurso pronunciado en el XXXIV Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas