Citas

“Cuando hablamos de la superación de los miles de profesores de ciencias médicas, estamos hablando también de la superación de nuestra asistencia médica. En ese doble sentido tiene una enorme importancia la superación de los profesores. Como también tenemos que preocuparnos mucho en el futuro por la superación de los médicos aunque no sean profesores, y tendremos que establecer sistemas de perfeccionamiento para nuestros médicos. Es imprescindible, porque la medicina evoluciona constantemente, y no se puede estar al día en la medicina sin un estudio constante, sin una superación constante. Y nosotros debemos crear los mecanismos para alcanzar estos objetivos”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la clausura del claustro nacional de Ciencias Médicas, en el teatro "Karl Marx", 16 de abril de 1983

“Y algo en lo que creo firmemente: con nuestros programas de salud, que incluyen el trabajo del médico de la familia, con la dispensarización de toda la población, con la atención especial a todos los casos —respiratorios, cardíacos, etcétera—, con la elevación de su experiencia como especialistas generales integrales, los programas de lucha contra el sedentarismo, contra la obesidad, contra la fuma, las esperanzas de vida se elevarán considerablemente. Y hablo de lucha contra el hábito de fumar, sí, aunque le cueste cientos de millones de pesos al Estado socialista; porque el Estado socialista no existe —repito— para las ganancias, no es una entidad comercial, mercantil, no puede buscar recursos e ingresos a base de envenenar la población, de estimular el consumo de tabaco. Es un ejemplo clarísimo de lo que es el Estado socialista”.

Referencia al texto original: DISCURSO PRONUNCIADO EN EL ACTO CLAUSURA DEL VII CONGRESO DE LA ANAP, EFECTUADO EN EL TEATRO "KARL MARX", EL 17 DE MAYO DE 1987
“Que otros se plieguen a las mentiras y los engaños, a las ilusiones y los intereses de los poderosos de este mundo. Nosotros continuaremos defendiendo las ideas por las que hemos luchado toda la vida, junto a los pobres, los enfermos sin médicos ni medicinas, los padres sin empleo, los cientos de millones de niños y niñas abandonados a su suerte u obligados a trabajar o a prostituirse para poder vivir, los hambrientos, los oprimidos y los explotados de toda la Tierra que constituyen la inmensa mayoría de la humanidad.”
Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la VII Cumbre Iberoamericana, celebrada en Isla de Margarita, Venezuela, 8 de Noviembre de 1997

"Pienso que más que armas lo que los pueblos necesitan son ideas. El cambio de un tipo de mundo global, inhumano, insostenible, que amenaza la vida del planeta, por un orden social justo y humanitario que brinde a la humanidad una oportunidad de sobrevivir; un mundo que pueda tener un poco de agua potable; un mundo que disponga del aire que pueda respirar; un mundo que pueda adquirir los alimentos necesarios; un mundo que con su rica tecnología sea capaz de producir los techos que necesitan las personas para vivir, las escuelas que necesitan los niños para educarse, los medicamentos para preservar la salud de sus habitantes, la asistencia médica indispensable a todos, niños, jóvenes y ancianos."

Referencia al texto original: Discurso pronunciado al recibir la medalla José Bonifacio, en el grado de Gran Oficial, Universidad Estadual de Río de Janeiro, Brasil, 30 de junio de 1999

“Lo más importante habrá de ser su consagración total al más noble y humano de los oficios: salvar vidas y preservar salud. Más que médicos, serán celosos guardianes de lo más preciado del ser humano; apóstoles y creadores de un mundo más humano.”

Referencia al texto original: Discurso en la inauguración de la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas, 15 de noviembre de 1999

“… la inteligencia es el tesoro más grande.  La inteligencia cultivada, el capital humano es lo que hace posible que podamos hablar de miles de médicos ayudando a otros países,…”

Referencia al texto original: Discurso en la inauguración de la imprenta Alejo Carpentier, en la Ciudad de La Habana, 27 de Abril de 2002

“En Cuba, la pesadilla social y humana denunciada en 1953, que dio origen a nuestra lucha, había quedado atrás pocos años después del triunfo de 1959. Pronto no hubo (…) niños desnutridos, descalzos y llenos de parásitos, sin escuelas o maestros aunque fuese debajo de un árbol; ya no se producían entre ellos las muertes masivas por hambre, enfermedades o falta de recursos o de atención médica; los largos meses sin ocupación laboral desaparecieron; no se volvieron a ver hombres y mujeres en las áreas rurales sin trabajo."

Referencia al texto original: Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el acto por el 50 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio de 2003