"¡Gloria a esa juventud, a los nuevos salvadores de vidas, que elevan la noble profesión de médicos a los más altos niveles de consagración y ética que ha conocido el mundo!  Ellos encarnan el tipo de médicos que miles de millones de personas pobres requieren con desesperada urgencia."