“No estamos seguros, no podemos estar seguros de las cosas que puedan ocurrir en el orden de la política internacional, […]; no podemos estar seguros de los riesgos que todavía tengamos que correr, pero, sin embargo, nosotros estamos seguros de una cosa: que cualquiera que sea ese futuro, fácil o duro, la victoria será de nuestro pueblo[…]”.