“El mundo deberá agradecer eternamente a los millones de vietnamitas que al precio de la vida y de enormes sufrimientos derramaron su sangre para demostrar a los demás pueblos del mundo que la dignidad y el amor a la patria y la justicia son invencibles”.