Citas

“Cuando hablamos de la superación de los miles de profesores de ciencias médicas, estamos hablando también de la superación de nuestra asistencia médica. En ese doble sentido tiene una enorme importancia la superación de los profesores. Como también tenemos que preocuparnos mucho en el futuro por la superación de los médicos aunque no sean profesores, y tendremos que establecer sistemas de perfeccionamiento para nuestros médicos. Es imprescindible, porque la medicina evoluciona constantemente, y no se puede estar al día en la medicina sin un estudio constante, sin una superación constante. Y nosotros debemos crear los mecanismos para alcanzar estos objetivos”.

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la clausura del claustro nacional de Ciencias Médicas, en el teatro "Karl Marx", 16 de abril de 1983

"La seguridad que experimenta hoy una familia campesina con respecto a sus hijos, a sus seres más queridos, fue conocida por primera vez en nuestros campos, no solo recibió los servicios médicos, sino también servicios estomatológicos, y este avance continúa, y en el futuro lograremos todavía más éxitos."

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el Acto Central por el XXV Aniversario de la Ley de Reforma Agraria, 17 de mayo de 1984

"(..) No hay que ser ricos —y nosotros no somos ricos—, no hay que ser un país desarrollado o superdesarrollado para poder resolver muchos de los problemas del hombre. Nosotros hemos resuelto la inmensa mayoría de esos problemas: la educación, la salud, la eliminación del desempleo, la discriminación racial, la desigualdad —no solo social, sino, además, la desigualdad con relación a la mujer— hemos erradicado todas aquellas lacras, los vicios, las drogas, la prostitución, la mendicidad, el juego, la explotación a que eran sometidos nuestros trabajadores y nuestros campesinos, ¡sin ser un país rico!, lo que demuestra que la sociedad humana cuenta hoy con posibilidades, aun sin ser rica, para resolver una gran parte de estos problemas que nosotros hemos resuelto."

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en el acto central con motivo del Día de los Niños, Palacio Central de Pioneros Ernesto Guevara, 15 de julio de 1984
"… es esencial, fundamental, que los Estados y los gobiernos se ocupen adecuadamente y prioricen la salud pública."
Referencia al texto original: Discurso en la apertura de los Congresos de Pediatría Cuba/84.

"Al país que ha reducido la mortalidad infantil a menos de 15 por cada 1 000 nacidos vivos; al país que ha elevado la perspectiva de vida de toda la población a más de 74 años; al país que está llevando allí un médico al lado de cada familia; al país que ha construido miles de escuelas, policlínicos, hospitales; al país donde 300 000 personas llevan a cabo estudios superiores; al país que erradicó el juego, la prostitución, la mendicidad, la droga; al país que erradicó la miseria en el campo y en las ciudades; al país que no tiene villas miseria; al país que buscó empleo para todos los ciudadanos de su pueblo; el país que erradicó el analfabetismo y ha llevado los niveles de instrucción a un mínimo de nueve grados y, en muchos casos de 12 grados —cualquier visitante que hoy recorre nuestras fábricas le pregunta a cualquier trabajador, a cualquier joven trabajador, y lo más probable es que digan que tienen 12 grados; de cada diez, siete u ocho tienen 12 grados y los que menos tienen, tienen nueve grados—, presentarlo como caso de violación de los derechos humanos."

Referencia al texto original: Discurso pronunciado en la clausura del V Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas, Teatro Karl Marx, 5 de abril de 1987

“Debemos proclamar con toda energía que tenemos derecho a respirar aire puro, a beber agua que no esté contaminada…, a alimentarnos y que esos alimentos sean sanos, a que se nos eduque, a que se atienda nuestra salud, a ser menos pobres cuando otros son cada vez más ricos.”

Referencia al texto original: Discurso en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Asentamientos Humanos (Hábitat-II), efectuada en Estambul, Turquía, 14 de Junio de 1996

"Pienso que más que armas lo que los pueblos necesitan son ideas. El cambio de un tipo de mundo global, inhumano, insostenible, que amenaza la vida del planeta, por un orden social justo y humanitario que brinde a la humanidad una oportunidad de sobrevivir; un mundo que pueda tener un poco de agua potable; un mundo que disponga del aire que pueda respirar; un mundo que pueda adquirir los alimentos necesarios; un mundo que con su rica tecnología sea capaz de producir los techos que necesitan las personas para vivir, las escuelas que necesitan los niños para educarse, los medicamentos para preservar la salud de sus habitantes, la asistencia médica indispensable a todos, niños, jóvenes y ancianos."

Referencia al texto original: Discurso pronunciado al recibir la medalla José Bonifacio, en el grado de Gran Oficial, Universidad Estadual de Río de Janeiro, Brasil, 30 de junio de 1999